La dona que somiava Mariatxis, Assumpta Mercader

El mes vinent tenim una tertúlia especial perquè ens visita l'Assumpta Mercader, l'autora d'aquests 27 contes que en un marc de normalitat aparent i quotidiana s'endinsen, amb humor, en la complexitat i en l'absurd de les relacions humanes amb un llenguatge fresc, senzill i irònic.


L'Assumpta es dedica a explicar contes per a petits i grans i també treballa com a actriu i titellaire. Explica contes de grans autors com Mercè Rodoreda o Quim Monzó, és una apassionada de les llegendes i les rondalles i també ha estrenat tres espectacles de narració de contes propis.

Ella es descriu així:
"He tingut la gran sort de néixer en una família nombrosa i amb un arrelat, profund i, m’atreviria a dir, especial sentit de l’humor. De la meva àvia vaig aprendre dites que no he sentit en boca de ningú més. Sentències com «Déu me’n guard d’un ja està fet», expressions com «Endevinati el grandi secreti!» o advertències del tipus «Nena, no beguis més aigua o et quedaràs hidròpila» eren el pa de cada dia a la meva infància. Haig d’agrair que m’hagin ensenyat a mirar el món per un forat, a fer ús de la ironia, a somiar truites i també a enfadar-me només per les coses per les quals val la pena enfadar-se. Em sembla que és de la barreja de tot això d’on surten els meus contes. De tot això, de les trompades que m’he fumut i del munt de converses que he sentit anant amunt i avall amb la Renfe."

Esperem que us agradi la lectura i que gaudiu de la visita!

També us hem de dir que ja podeu consultar les lectures de l'any vinent a la secció Properes lectures d'aquest bloc.
 

Ressenya de Nada, per Rosa Maria Molina Pineda

El 5 de octubre tuvo lugar la reunión del Club de Lectura "Dijous de lletres i mots" de la Bilioteca de Blanes. Con la novela de Carmen Laforet "Nada".
La reunión de lectoras fue muy interesante, las allí reunidas dimos nuestra opinión sobre la novela. En general la obra gustó.
Cada persona fue comentando lo que les llamó la atención y creían más interesante.

La novela es una representación de unos personajes de postguerra. Unos personajes literarios pero a la vez una pintura impresionista
de situaciones reales de aquella época. Unos tiempos amargos, crueles, tristes.

Andrea una joven de 18 años que llega a la ciudad de Barcelona para estudiar en la Universidad. Trae ilusión y esperanza de pasarselo bien y prosperar.
LLega a casa de sus parientes una familia pequeño burguesa, que después de la guerra vienen a menos. Tenía una gran casa que han de dividir. Los muebles que les sobran los tienen amontonados en la pequeña casa.
Viven en la casa la abuela con sus hijos Angustias, Román, Juan y su mujer Gloria. Todos ellos crean un ambiente hostil, cruel cada día hay peleas, gritos, chillidos entre el matrimonio. Gloria no es querida por la familia, cualquier cosa que haga o diga la insultan, la tía Angustias le llama golfa, se casó con Juan cuando estaba embarazada y la beata no la puede soportar.
La tía también controla a Andrea, la tiene vigilada y la acompaña a pasear por la ciudad, porque dice que una joven no está bien que salga sola. Por el qué dirán.La convivencia se hace insoportable para la joven Andrea que quiere vivir su vida en libertad. 
Los días que va a la Universidad son para ella un gran alivio.Allí conoce a Ena una joven diferente de un ambiente distinto, sus padres son ricos, lleva unos vestidos y zapatos nuevos, Andrea no, su vestido y sus zapatos están gastado y huelen a lejía.

Pasado un tiempo Ena le dice que en la calle Aribau hay un famoso pianista que se llama Román. Andrea le dice es mi tío. Pero no quiere presentárselo por que piensa en lo desaliñado y amarillento que está.
Ena insiste y al final lo conoce. Le gusta escuchar al piano a Román.
Pero su amiga tiene un secreto, su padre le ha dicho que su madre de joven estuvo enamorada de Román-. Eran amigos en el conservatorio de música. Un día Román le dijo a la madre de Ena que se cortara la bonita trenza que tenía. Ella después de llorar y de dudar mucho. Se la cortó. Él le dijo que por qué le había hecho caso. Román hizo sufrir mucho a la madre de Ena. Todo se acabó cuando los padres de la joven se dieron cuenta que lo que ocurría. La enviaron al campo y a Román le dieron dinero para que nunca más volviera a verla. 

Román antes de la guerra civil era un buen pianista que también componía canciones y tenía un cierto éxito.
La guerra lo alejó y lo pervirtió como persona. militaba en la zona roja, incluso tenía un cargo de responsabilidad pero, antes de acabar la guerra se pasó al enemigo haciendo de espía. Fue un traidor que convenció a su hermano para que hiciera lo mismo. Lo tenía dominado.

Juan era un pintor que cree que sus pinturas son buenas pero, no valen nada. Su mujer las intenta vender pero no nadie las quiere.
Juan se pone furioso contra Gloria y la golpea. En la casa cada día tienen una pelea, gritos y chillidos. Juan es un fracasado, no tiene trabajo, el dinero que entra en esa casa es que Gloria tiene un secreto va a casa de su hermana que vive en el barrio chino. Se podría decir, no está muy claro que se dedica a la prostitución. Gloria no, ella juega a las cartas. Gana dinero y vuelve a casa. Juan está celoso porque su mujer sale de noche a casa de su hermana para pedirle dinero y, comprar medicinas para su hijo que está enfermo.
Es una familia que vive en la miseria, Román no, él de vez en cuando hace unos viajes misteriosos, parece que hace contrabando, o estraperlo. Es un egoísta ve que su familia pasa ganas y no los ayuda. Él tiene de todo, café, cigarrillos y un piano, vive en la buhardilla sólo y con confort. Andrea duerme en un catre en el comedor. Todos viven apiñados.
La abuela es una persona buena que quiere que haya paz y harmonía entre hermanos. Pero se hace mayor y nadie le hace caso.

Para Andrea la convivencia con su familia se le hace insoportable.
En la Universidad tiene amigos que la convidan a fiestas. Pero son hijos de papá y ella no se encuentra bien entre ellos. Son fiestas de verano donde las jovenes estrenan vestidos, ella no tiene vestidos nuevos. Ese ambiente no es para ella.
Su amiga Ena también se ha marchado de vacaciones y se encuentra sola en la ciudad.
Una ciudad de postguerra gris y oscura, con pocas luces que alumbrar. En la ciudad hay pobres y niños huérfanos que le piden sus frutos secos, Andrea ha comprado un cucurucho de almendras, tiene hambre. Pero se lo da a los niños, quizá por la pena que les da.
Vuelve a casa rápida, no tiene ganas de nada. Se acuesta, de pronto oye unos gritos desgarradores, no son de Gloria, estos son de Antonia, una criada de la familia que entró de joven en la casa y se ha que dado con la abuela.
Antonia está estirada en el suelo desmayada, todos se despiertan al oir los gritos. Juan pide un vaso de agua fría a Gloria, se lo echa en la cara, se recupera un poco y, casi sin voz dice: está muerto, está muerto. Juan rápidamente sube las escaleras y se encuentra a su hermano degollado con una navaja de afeitar.
Andrea estuvo un tiempo desde la muerte de Román que no sabía que había pasado. Creía que Román no había muerto, soñaba con su música que tanto le gustaba. Estaba triste paseaba por los barrios viejos de la ciudad. Ella misma se encontraba rara con su vestido teñido de negro con olor a tinte que no podía soportar. Las calles oscuras, grises de la ciudad se asemejaban a ella.
Regresó pronto a la casa de Aribau, allí estaba Gloria cocinando algo bueno, olía bien. Gloria se acercó y le dijo que había vendido el piano de Román. Andrea se va hacia la habitación. De pronto oye gritos, ruido de cosas que caían al suelo era la cacerola donde Gloria estaba cocinando. Juan estaba pegando a su mujer porque había vendido el piano de Román.
Cada día Juan estaba más loco, le pegaba por cualquier cosa que dijera.
Gloria contó a Andrea que tenía miedo de Juan. Ninguna mujer sufriría lo que yo. Dice que soy una bestia que no hago más que dormir. mientras que su hermano aulla de dolor en su tumba.
Gloria le enseñó un gran cardenal en la espalda.
Gloria algún día marchará de esa casa de locos. La abuela le trae una carta, es de Ena que le dice que que hay trabajo para ella en el despacho de su padre. Su madre está encantada de que venga a vivir con ellos. Andrea estaba contentísima, por fin podía salir de esa familia que no le había dado nada.